domingo, 22 de junio de 2008

"Mis Blancas Mariposas".

No guardes esas flores, de blancas mariposas,
Ni mires esas frases, que en ellas escribí;
No evoques el recuerdo, de cosas tan hermosas,
Cuando ya tu cariño, comprendo que perdí.

No aumentes la honda pena del alma que te adora,
Ni avives ¡ay! el fuego de amor y de pasión;
Si es tu alma cual la nieve que el sol derrite o dora,
Si es duro cual la roca tu muerto corazón.

Estrújalas, mi amada que en polvo convertidas,
Las llevará en sus alas el pérfido Aquilón;
No importa que ellas formen la tumba de dos vidas,
No importa que aniquiles, mujer, mi corazón.

Si vuelves por las tardes al viejo caserío,
No mires te lo ruego, las matas de esa flor;
Ni nunca más te acerques a orillas de aquel río,
Donde felices fuimos, jurándonos amor.

Aléjate, la brisa que sopla en la ribera,
Llevarte entre sus alas, quisiera desde aquí;
Los átomos del alma que sufre y desespera,
¡No quiero que recuerdes, lo que por tí sufrí!

Adiós mis perfumadas y blancas mariposas,
Adiós mis ilusiones, mi amor, mi porvenir...
Les mando mis suspiros, que en alas vaporosas,
Irán a susurrarles lo que me ven sufrir.

José Claro García.
Villahermosa, Tabasco.
21 septiembre 1918.

1 comentario:

Alma Cervantes dijo...

gracias por compartir este blog y por esta hermosa sensacion de estar entre letras versos y vida de un poeta que entrega en su poesia la vida el alma misma para llegar al lectos con todos esos sentimientos de amor y de esperanza para su tierra un saludo y muchas gracias